Don’t Know What To Do? Or

Sing A Song, Baby, Now

Most spiritual traditions feature music and song in some form or fashion. In some spiritual systems, especially among indigenous peoples, song, singing and sound are sacred, the very essence of life. I knew this. I lived it as an Aztec dancer and as a participant in the Native American Church; singing is a constant in any ceremony.

But I really didn’t know singing’s true potential.

There was an elder woman that we helped to heal. We were celebrating her wellness with 10 brothers and sisters that hadn’t been together for years – a unity celebration of wellness, one could say.

At the end of the ceremony, at the moment of the final blessing, the good lady’s eyes went white as they vibrated larger and larger; her mouth snarled in twisted shapes, sputtering curses and groans. Half the people there were non-believers, who had come only for Mom, fretting and chattering. The believers were looking at me, shocked. Luckily, one of lady’s daughters was a doctor and a believer, and attended to her that way.

And I, the shaken Curandero, could not, in any way, show the newly arrived evil that I was shitting in my pants. I had no idea what to do about this situation. So, I acted like I knew what I was doing and started singing a song from our dance tradition, over and over: rattling a slow, solid beat with my voice full of all the sincerity I could muster.

Soon after, as I continued to sing, I felt a true calm and saw the clamor of the people around me also settle. I was able to attend to the good lady a few moments before the ambulance took her. I had to let the chamuco, the demon, who took her, know that we’ll see him soon. However, the story of how we freed that lady from the chamuco must wait for another time.

After that moment when the singing changed the entire dynamic of what could have been a disaster, song became a staple of our practice. When I sang, or rattled or drummed, I knew I wasn’t missing anything with my patient. What I couldn’t see got seen by the music.

When I had no idea what to do, the sound of a song in supplication, or in command, filled in the blanks, supplied the power and performed the healing!

I say and do things when I sing, that I can’t even imagine accomplishing without the song and sound. When I sing, it’s like the best of me, the true self, perhaps, comes through where regular old me won’t dare to go.  I have a relative who sang her way out of drug addiction, but that’s also a story for another day. Start singing and making sound if you want to

MAKE ART

¿No Sabes Qué Hacer? O

Canta Una Canción, Mi Amor, Pero Ya!

La mayoría de las tradiciones espirituales presentan música y canciones de alguna forma o manera. En algunos sistemas espirituales, especialmente entre los pueblos indígenas, el canto, y el sonido son sagrados, la esencia misma de la vida. Yo lo sabía. Lo viví como danzante azteca y como participante en la Iglesia Nativa Americana; el canto es una constante en cualquier ceremonia.

Pero realmente no conocía el verdadero potencial del canto.

Había una mujer mayor a la que ayudamos a sanar. Estábamos celebrando su bienestar con 10 hermanos y hermanas que no habían estado juntos durante años, o sea, una celebración de unidad y bienestar, se podría decir.

Al final de la ceremonia, en el momento de la bendición final, los ojos de la buena dama se pusieron blancos mientras vibraban cada vez más grandes; su boca gruñó en formas retorcidas, palabras groseras con gemidos. La mitad de las personas allí eran no creyentes, que habían venido solo por su mamá, preocupándose y charlando. Los creyentes me miraban, conmocionados. Afortunadamente, una de las hijas de la señora era doctora y creyente y le ayudó con esa medicina.

Y yo, el curandero conmocionado, no podía, de ninguna manera, mostrar al mal recién llegado, que estaba cagándome los pantalones. No tenía idea de qué hacer en esta situación. Entonces, actué como si supiera lo que estaba haciendo y comencé a cantar una canción de nuestra tradición de danza, una y otra vez: traqueteando un ritmo lento y sólido, con mi voz llena de toda la sinceridad que podía reunir.

Poco después, mientras continuaba cantando, sentí una verdadera calma y vi que el clamor de las personas a mi alrededor también se asentaba. Pude atender a la buena señora unos momentos antes de que la ambulancia se la llevara. Tuve que dejarle saber al chamuco, el demonio, que se la llevó, que lo veremos pronto. Sin embargo, la historia de cómo liberamos a esa señora del chamuco debe esperar a otro momento.

Después de ese momento, en que el canto cambió toda la dinámica de lo que podría haber sido un desastre, la canción se convirtió en un elemento básico de nuestra práctica. Cuando cantaba, o sacudía o tocaba la batería, sabía que no me faltaba nada a lo del bien de mi paciente. Lo que yo no podía ver fue visto por la música.

Cuando no tenía idea de qué hacer, el sonido de una canción en súplica, o un canto al mando, llenaba los espacios en blanco, suministraba el poder y realizaba la curación.

Digo y hago cosas cuando canto, que ni siquiera puedo imaginar lograr sin la canción y el sonido. Cuando canto, es como que lo mejor de mí, el verdadero yo, tal vez, viene a donde el viejo yo, el normal, no se atrevería a ir.  Tengo una pariente que cantó y salió de la adicción a las drogas, pero esa también es una historia para otro día. Empieza a cantar y a hacer sonido si quieres

HACER ARTE

Is Magic and Prayer for Real? or

What Did You Say About Science?

Magic and prayer work because they are born of science, a science we may not comprehend, but when we pray with passion and accuracy, when we perform passes, smudges, ritual and ceremony, when we visualize healing and send it…When we do, we know that we know the “science” we apply will soothe, relieve, heal, change, shift, spark, inform, open, close, cleanse, chop, grind, something on the path to healing that individual.

Since we know that we know, and since we intend it for good, as in making the person better, we fully expect positive movement in the direction of healing.

For human beings to believe we are the last word on consciousness is both arrogant and ludicrous. To assume that one’s mind, soul and heart cannot heal self or another without our human medical community facilitating it is simply a limitation of human potential. There are layers upon layers of sciences out there! Humans prove it all the time.  

The sciences we speak of exist at higher cognitive levels, a bit out of our reach, perhaps, but long accessible to human beings. Maybe we’re communicating with higher intelligence? Think of it as stretching our awareness toward divinity and sovereignty.

Perform the magic and pray hard, march forward and

MAKE ART

¿Son Reales La Magia y La Oración? o

¿Qué Dijiste Acerca La Ciencia?

La magia y la oración funcionan porque nacen de la ciencia, una ciencia que tal vez no comprendamos, pero cuando oramos con pasión y precisión, cuando realizamos pases, manchas, rituales y ceremonias, cuando visualizamos la curación y la enviamos… Cuando lo hacemos, sabemos que sabemos que la “ciencia” que aplicamos calmará, aliviará, sanará, cambiará, encenderá, informará, abrirá, cerrará, limpiará, cortará, molerá, algo hará en el camino hacia la curación de ese individuo.

Dado que sabemos que sabemos, y ya que lo pretendemos para el bien, como para mejorar a una persona, esperamos plenamente un movimiento positivo en el camino a la curación.

Que los seres humanos crean que somos la última palabra sobre la conciencia es arrogante y ridículo. Asumir que la mente, el alma y el corazón de un humano no pueden curarse a sí mismos u a otros sin que nuestra comunidad médica humana lo facilite es simplemente una limitación del potencial humano. ¡Hay capas sobre capas de ciencias por ahí! Los humanos lo demuestran todo el tiempo. 

Las ciencias de las que hablamos existen en niveles cognitivos más altos, un poco fuera de nuestro alcance, tal vez, pero accesibles desde hace mucho tiempo para los seres humanos. ¿Tal vez nos estamos comunicando con inteligencia superior? Piense en ello como el estrechar de nuestra conciencia hacia la divinidad y la soberanía.

Realiza la magia y reza con fuerza, marcha hacia adelante y

HACER ARTE

¿Por Qué Les Dicen Videntes a Los Practicantes Espirituales?

¿O Qué Es La Magia?

El trabajo de este altar ocurre principalmente en los mundos espirituales, invisibles, que nos rodean. Algunos mundos nos rodean de cerca, como nuestra piel o nuestros órganos – munditos, tan reales como el suelo. Otros munditos comienzan justo más allá de eso, como con la persona enseguida de ti, o en la casa de al lado.

La palabra percepciones describe mejor “munditos” y estamos aquí para apoyar la idea del potencial ilimitado de los seres humanos y la magnificencia que es nuestro derecho de nacimiento.

Por supuesto, eso no es tan fácil; tenemos que lidiar con lo que llamamos la “realidad,” bastante pertinente a nuestro paseo Terrenal, sin duda. Es duro vivir sobre la Tierra y por eso nos llama la magia.

Nosotros dimos con la realidad de la magia a través de prácticas de sanación, meditación y oración, mirando hacia el interior, de nosotros mismos y de nuestros pacientes. No aprendimos trucos, ni como joder, aprendimos que todo es la percepción. Llega el momento cuando se puede afectar la realidad, una manera de manipular la percepción.  O sea, la percepción es una cosa real.  

Con el tiempo nuestro uso de la palabra magia se transformó: de la idea común de la percepción, que es algo así como opiniones, a más allá de la superficie de opiniones, a los mundos de la percepción donde hay respuesta a casi todo lo que enfrentamos sobre la Tierra.

Llegamos a definir la magia como una ciencia donde no nos alcanza el vocabulario para entenderlo. Llegó a ser una rutina cotidianael observar que las percepciones se pueden utilizar para mejorar las cosas en la realidad.

No importa qué ritual o ceremonia de curación usemos, todo se reduce a la interpretación y al uso de las percepciones.

Lo importante es verlo, percibirlo.  Ya sea que sanamos usando la vista de un rayo X o la vista espiritual de una anciana, la visión es la curación. ¡Una vez que lo vemos, se abre la solución!

Ojalá eso explica un poco por qué los curanderos, magos, médicos, entre otros, les llaman videntes, por lo menos en un sentido general. Explicar como hacen la curación (al ver el mal), es un poco más complejo.

En lo que la gente llama la imaginación, pudimos realizar lo que muchos llamarían falso, mientras otros lo llaman milagros. Creemos que es importante abrir un diálogo sobre estos niveles de percepción, donde la imaginación se convierte en una herramienta para esculpir la realidad.

Uno de los mejores procesos que utilizamos para expandir nuestra percepción es el viaje chamánico. Google dice, “viajar dentro de uno mismo con el propósito de asesoramiento y terapia.”

Nosotros creemos que se están quedando muy cortos con esa definición. Hablaremos más sobre el viaje chamánico y la percepción muy pronto. Mientras tanto, usa tu percepción y

HACER ARTE

Levantar Un Altar 1

Empoderarse

¿Qué dice de usted el leer un artículo sobre levantar un altar?  ¿Quizá la respuesta refleja lo siguiente?

 La expresión divina vale la pena el tiempo y la energía.

De la religión que provengas, es obvio que hay necesidad o deseo para una comunicación divina, o por lo menos estás pensando en ello.¿Y por qué no?

Primero, es importante crear un altar dinámico.  

Si nuestras acciones tienen dinámica, es decir que los actos tienen función, mueven el proceso – rápido, lento, derecha, izquierda – como la vida. Además, palabras sin dinámica son vacías y débiles. Y, para un altar, la palabra debe ser viva.

Un altar refleja creencia en una misión y proporciona la estructura, la seguridad y la fuerza para el viaje. Lo que sea tu fondo espiritual, un altar te permite amar a Dios, orar, invocar y convocar.  Desde tu altar usas la fe y la acción para proteger y bendecir tu hogar, relaciones y trabajo – o sea, una curación en varias formas.

La Tierra no es un lugar fácil para vivir. Los seres humanos hemos buscado ayuda espiritual desde que morábamos en cuevas, antes de ninguna religión. 

Un altar es un lugar para respirar, encontrar tiempo privado, un entorno para descubrir y desarrollar planes. Levantar y mantener un altar es un grupo de pasos y tiempo. Ese grupo de pasos cultiva el espacio sagrado, de donde viene la funcionalidad y el poder de un altar.

Este cultivo comienza con un ritual simple, pero se basa en la comunicación real y funcional ya sea con el Espíritu Santo, los Santos en general, los Budas o los Antepasados. Esa comunicación, a través del esfuerzo, conduce a una propiedad más profunda y fuerte a tu altar, algo que te ofrece mas dirección y energía. Y eso – Energía y Comunicación son la base de los altares dinámicos.

Segundo, antes de seguir adelante, si por alguna razón, crees que no tienes el derecho de levantar un altar, hay que hablar.  

La autoridad para llevar un altar está escrita en tu corazón, en tu mente y es el equipo estándar de nuestra alma.

Tienes el derecho, tal vez la obligación, de tender la mano a lo que consideres divinidad. Si eliges seguir los caminos que tienes por delante, tienes derecho; si quieres evolucionar tu propia espiritualidad, tienes derecho. Esto es entre tu y el Creador, lo que tu haces entre el nacimiento y la muerte.

Un tema complicado, sin duda, la autoridad de levantar un altar, especialmente para aquellos de nosotros que crecimos creyendo que las religiones del mundo son los que supervisan y administran altares.

Si avanzas en levantar un altar, esta cuestión de tu derecho y autoridad jugará un papel importante en tu motivación y creencia. Si aceptasel derecho y lo aplicas, tus resultados serán mejores, claro, siguiendo tu propio instinto espiritual.

Si podemos ser de alguna ayuda para ti en la búsqueda de esta autoridad, haz clic a continuación y pregunta lo que quieras.

Llevamos 30 años trabajando en nuestro altar, desde extender un pañuelo con unos pocos objetos elegidos hasta mantener una habitación llena con todos los elementos de la vida representados en forma sagrada. Adoramos, oramos, amamos, aprendemos, sanamos, recibimos ayuda, damos ayuda y de vez en cuando, hacemos un poco de magia.

Trabajando con la energía y la materia del altar, creando un espacio sagrado y aplicando nuestro tiempo, nos enfocamos en crear una espiritualidad funcional para nosotros, familia y hasta amigos.

En el futuro, suponiendo que estás registrado para correos electrónicos y claro, si estás interesado:

Levantar Un Altar 2: ¿Cuáles son los pasos para la oración, invocación y evocación efectivas? Detalles y sugerencias y una pequeña introducción al trabajo de energía. Entonces,

Levantar Un Altar 3: ¿Cómo se comunica con la divinidad? Esto empieza en el momento de levantar tu altar, pero la afinación de los sentidos requiere un poco más de conocimiento.

Si usted tiene la más mínima inclinación a levantar un altar, entonces por todos los medios que puedas,

HACER ARTE

El Arte Es Más Que Divino

Avanza Tu Vida

¿Cuál es el significado de ser divino?

Desde Google:

“… de o en relación con un dios, especialmente un Ser Supremo. dirigido, apropiado o dedicado a Dios o a un dios; religioso; sagrado: culto divino.  proveniente de Dios o de un dios: leyes divinas; guía divina. semejante a Dios; característica o propia de una deidad:  magnanimidad divina. celestial; celestial: el reino divino.  

Lo divino para nosotros es un sentimiento y lo buscamos constantemente en nuestro altar y nuestro trabajo. ¿No es eso, después de todo, un propósito principal de los altares?

Entre la divinidad que nos rodea y lo poco que tenemos internamente, hemos experimentado aventuras y buenos hechos. Naturalmente, hemos tenido nuestra parte de desventuras. Después de todo, ¿de qué otra manera se puede reconocer una verdadera aventura? ¿O lo divino?  

En este altar, nuestro teocalli – casa de Dios, tocar la divinidad de alguna manera es una meta constante, la meta final, al fin, para todo lo que hacemos. Buscamos la aprobación divina, el poder y una conclusión divinos; sin embargo, también queremos aliviar el dolor y acelerar la solución sobre la Tierra, en la realidad física que vivimos, en tres dimensiones.

Cuando decimos “El arte es más que divino” queremos decir que también es funcional y útil en la vida cotidiana.  Hablamos de nuestra práctica curativa como un arte, pero estamos hablando de cualquier tipo de arte: pintado, escrito, construido, pegado, cantado, realizado. Si viene a ti, si te atrae, si se siente bien, dale entrada. Encontrar una manera, tiempo y suministro, y hazlo.

El disfrutar cualquier arte, oficio o proyecto que aprenda o aplique, viene con tanto beneficio. Puede mejorar tus habilidades de trabajo diario, carrera, educación. Los beneficios no siempre vienen con dinero, pero el dinero es sólo una manera de encontrar satisfacción.

¿Qué puede hacer un arte por ti?

  1. Disminuir los niveles de estrés y la depresión
  2. Aumentar la autoestima y la conciencia espiritual
  3. Encontrar inspiración y respuestas
  4. Encontrar una satisfacción verdadera

Ten en cuenta que no importa quién seas, cómo te veas o qué hagas para ganarte la vida, tienes arte dentro, divino y funcional. Te recomendamos,

HACER ARTE

Raise Your Altar 1

Empower Yourself

What does it say about you reading an article about raising an altar? Maybe something like this?

Divine expression is worth the time and energy.

No matter what spiritual/religious background you come from, maybe you’ve decided you need that divine communication, or at least you’re thinking about it. And why not?

First, we strongly urge creating a dynamic altar.

A dynamic anything speaks to a living function, a process, something that moves: fast, slow, right, left – like life.  

An Altar reflects a belief in a mission and provides the structure, safety and strength for the journey. Again, regardless of your spiritual background, an altar enables you to worship, pray, invoke and evoke. From your altar you can use faith and action to protect and bless your home, relationships and work – healing in various forms.

The Earth is not an easy place to live right now. Human beings have sought spiritual help and favor since we were in caves.  

An altar is a place to take a breath, find private time, a setting to discover and develop plans. Raising and maintaining an altar is a group of steps and timing. That group of actions is cultivating sacred space where the practicality and power of an altar comes.

This cultivation begins with simple ritual but builds to real and functional communication with Spirit, be it the Holy Spirit, the Santos, the Buddhas or the Ancestors. That communication, through consistent effort, leads to deeper and stronger ownership of your altar, allowing you greater direction working with the energy of your altar. And that – Energy and Communication – are what altars are all about.

Second, before going forward, if, for any reason, you don’t think you have a right to raise an altar, we need to talk.

The authority to have an altar or a fireplace is written on your heart, in your mind and is standard equipment in your soul.

You have the right, perhaps the obligation, to reach out to whatever you consider divinity. If you choose to follow paths set before you, you have the right; if you want to evolve your own spirituality, you have a right. It’s between you and Creator, about what happens between your birth and death.

A tricky issue, nonetheless, the authority to raise an altar, especially for those of us who grew up believing the world’s religions are the ones who oversee and administer altars, or fireplaces or places and methods of worship.

If you do move forward on raising an altar, this issue of your right and authority will play a major role in your motivation and belief. If you know of the right and apply it, your results will be better than doubting your authority to follow your own spiritual instinct.

If we can be of any assistance to you in finding this authority, click below and ask away.

We’ve been working our altar 30 years, from spreading a bandanna with a few chosen objects to maintaining a full room with all the elements of life represented. We worship, pray, love, learn, heal, get help, give help and from time to time, we make a little magic.

Working with the energy and the matter of the altar, creating a sacred space and applying our time, we focus on creating a functional spirituality for ourselves, family and friends.

Third, our altar is composed of objects – matter – and we apply energy to these objects with prayer, proper use, placement, and so forth. Then we pour mind and spirit into space and time…

Going forward, assuming you’re signed up for emails and are interested, of course:

Raise Your Altar 2: What are the steps to effective Prayer, Invocation and Evocation? Concrete detail and suggestions with a little energy work. Then,

Raise Your Altar 3: How does one communicate with divinity? This begins the minute you put up a table for an altar, but the fine tuning requires a little more knowledge.

If you have the slightest inclination to do something like that, then by all means,

MAKE ART

¿Qué Hace Que La Magia Salga Mal?

Frustrando a los creyentes sin fin

Dos cosas, sobre todo, hacen que la magia salga mal:

  1. El apego equivocado a los resultados: el desearlo demasiado, no lo suficiente o en el camino equivocado para ti, y
  2. Engañar al hechizo/la intención. Cortando o ignorando los pasos cuesta a la larga.

El apego incorrecto a los resultados puede poner un hechizo patas arriba. Tus palabras pueden ser correctas, pero si tus sentimientos están demasiado lejos de lo que quieres, entonces también lo están tus resultados. Es mejor no sentir nada que sentir lo incorrecto, mejor que quemar energía dudando o preocupándose.  Insuficiente apego, o demasiado, puede bloquear cualquier magia.

Los apegos son principalmente la forma en que nos aferramos a nuestras intenciones, a nuestras metas. Así que podemos ver nuestro apego como una herramienta de nuestra búsqueda.  Pero tener un buen bate no garantiza un jonrón.

Engañar al hechizo también lo agria. Los ingredientes y la parafernalia siempre deben ser los mejores que pueda reunir. Por ejemplo, muchos hechizos requieren fósforos de madera en la lista de suministros. La tentación de usar simplemente un encendedor, roba el hechizo de un ingrediente, o alguna esencia del ingrediente. 

Otra tentación es ignorar pasos o hacerlo en silencio, simplemente porque no vemos por qué es parte del ritual. Está bien, o mejor de todos modos, sustituir pasos e ingredientes, pero tenemos que recordar que hay una ciencia aquí que no enseñan en las escuelas.

La inspiración, siempre, es clave, realizando cada paso con el máximo cuidado y dedicación, como si realmente te importara. Su mejor actuación, su verdad más profunda tiene que salir. Incluso si tienes dudas, si lo haces con elegancia y garbo, te sorprenderán los resultados. Dale lo mejor de ti, y un poco más. 

Un hábito importante, digno de ser desarrollado, como la última acción de un ritual o hechizo: en tus últimas palabras, darle la espalda al trabajo, caminar hacia otro asunto, con risa. Ríete lo mejor que puedas o sonríe hasta que te duelan las mejillas.

Es algo simple, tal vez hasta tonto, pero que fuerte es este movimiento en el envío de un hechizo / oración / intención.  Buena suerte. Hacer magia con…

HACER ARTE

Is Bioavailability Spiritual?

Is it Medicine for you?

As per Google search, bioavailability refers to “the proportion of a drug or other substance which enters the circulation when introduced into the body, and so is able to have an active effect.” In other words, it’s about how much medicine/benefit actually reaches our bodies with positive effect.

The need to know how much medicine your body actually receives is clearly an important consideration when a person uses any kind of supplementation, vitamin regimen, weight loss or gain programs and so forth. For us, as you might imagine, the whole health process is a wholistic endeavor – body, heart, will and mind.

The question about bioavailability came up when we discovered the wonders of hemp oil. Short version: it changed our life, helping us walk again. Regarding hemp and CBD, considering how much one gets from an oil vs the benefit from newer methods of delivery, like water soluble, oral, intravenous, etc, is one of the first signs a person is taking her CBD seriously.

If you’re going to pay $150 for a month of CBD or Hemp, do you prefer a quality oil that delivers less than 10% of the benefit, or do you want to pay the same for 50-80% of the benefit? Bioavailability – beware the marketing, but it’s good science.

The same question, of course, comes up for vitamins. You can buy the cheapies at the dollar store, or you can pay triple at the health store. Which one will truly make a difference in your health?  Most of the benefit of the cheapies winds up in the urinal.

For us, at an altar strengthened by the hemp, increased bioavailability means an acceleration of healing – for us and those we serve.

So how is bioavailability a spiritual topic?

First thing: to heal or not to heal is a choice.

When the body is intent on healing the medicine will come. When a person chooses healing over indifference or disbelief, and finds a medicine that helps them stay alive, isn’t that medicine sacred, at least to them? With the effect this little knowledge of bioavailability has had us, it’s gone into our Medicine Bag, sacred.

Second: water is sacred.

Before the words spiritual or sacred existed in any language, our ancestors cared highly for the element of water. Apparently, humans can survive lots of different shortages, but we can’t go without water. That’s certainly a sacred matter.

You and I are born of water and made of water. If we can put good things in that water, we might have a better life. Since we humans are 70%+ water, anything that flows with our water, like water soluble medicine, will hit my body faster and wider.

If that’s not spiritual, and rational, at the same time, then I don’t know what is.

Third: medicine is personal

One of many definitions of the word medicine in Native American thought is, “Anything that brings you closer to what Creator intended for us human beings”.

We don’t want to exclude anyone, so if you’re an atheist, then replace “Creator intended” with “human evolutionary potential.” Pretty close.

Bioavailability is medicine this way, it’s real, you feel it, makes a difference.

Might we have healed without knowing anything about bioavailability? It’s quite possible, healing is what we do, after all, and we have other tools. But this one showed up when we needed an acceleration in our healing. Was it an answer to our intention to heal? Is it sacred?

MAKE ART