El Jaguar Sobre El Altar

La Contraseña Del Sanador

Un día, un curandero maya vino de su pueblo en Yucatán, para compartir la sabiduría de los chamanes tradicionales, llamados los guardianes del día, con nosotros hambrientos de escucharlo. Era alrededor de 2012, por lo que fue útil tener un anciano para afirmar la comprensión indígena de esta fecha relacionado con el calendario maya.

Hablamos de su práctica, cómo trabajan con los pacientes y como tratan con el gobierno y la iglesia. La conversación giró en torno a algunas de las consideraciones especiales necesarias cuando se trabaja en otro sanador, bruja o incluso un portador de luz de algún tipo.

Dijo que la clave para trabajar con los practicantes era Ek Balam, la Jaguara Negra. Explicó que todos en el trabajo de la curación, la partera en un callejón trasero y el cirujano del MD Anderson, por igual, tuvieron que, y tienen que, pasar por el Jaguar.

En nuestra cultura el Jaguar es antiguo y poderoso. En las historias de los Cinco Soles, los Ocelotl, Jaguares, eran el “pueblo” dominante del tercer Sol. Los gatos están asociados con el fuego, la noche, los instintos depredadores. En este Sol nos ayudan a ver en la oscuridad, cosas que normalmente no podemos percibir, controlando el coraje y otras emociones, por ejemplo. Los jaguares ciertamente tienen presencia en todos nuestros sitios antiguos, templos, pirámides y similares. Reconocido en rituales tribales y ceremonias desde México hasta Chile, Ocelotl es lo que llamarían un tótem universal / animal de poder.

Un incidente del pasado apareció en mi mente en el momento en que el guardian maya dijo: “pasar por el Jaguar”.  Pensé, si tiene razón en eso, que ahora creo fervientemente, el nivel de miedo que experimentamos forma parte de nuestro pasaje, cualquiera que sea el gesto que podamos estar teniendo con el gran felino.

Encontré mi contraseña hace muchos años. En el alambique de la noche, dejado en el campamento como el demasiado joven para salir a cazar con los demás, esperaba algo; No sabía si sería terrible o maravilloso, pero algo venía. El silencio era, como se suele decir, ensordecedor y para colmo, tampoco podía ver nada. Las cosas se pusieron más silenciosas y oscuras, cuando de repente, escucho el gruñido de un león de montaña. Juro que capté una deriva de su aroma y pensé que ciertamente estaba en mi oído. El sonido llenó mi ser, y el mundo entero, por todo lo que sabía en ese momento. Lo escuché en cada centímetro de mi cuerpo, pero aún así, hay más que miedo dentro ese gruñido. 

Ese tipo de miedo llama tu atención, pero cuando uno experimenta el momento, hay algo más que miedo en el encuentro con Ocelotl.  También hay poder en ello. Uno experimenta un poder que puede devorarte o impulsarte, dependiendo, de nuevo, de ti. Uno de esos poderes es ver en la oscuridad, o puede enseñarte cómo cazar, o cómo obtener tu promoción; nombrarlo, se trata de hacer cualquier cosa y todo en la oscuridad. Esa es la medicina felina. 

¿No es eso algo así como la vida? ¿Alguna vez te sentiste como si estuvieras caminando en la oscuridad? ¿Alguna vez te fasino lo hábil que son los grandes felinos?

Luego consultamos al Jaguar cada vez que teníamos un sanador o un practicante espiritual en el altar. En otras palabras, no importa lo que el paciente sintiera, no importa cuán diferentes sean el paciente y nosotros, teníamos algo en común. Ambos conocemos al Jaguar en algún nivel, y ese es el punto de entrada a donde se encuentra la curación.

Jaguar es medicina, de la profesión médica, de la señora de la esquina. Aplicamos esa medicina para sanar, para tener, para acceder. El gran felino es medicina de la Tierra. 

HACER ARTE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s