La Danza De Las Medicinas Esotéricas Sobre El Altar Mexicano

Aquí Estamos, Vivitos y Coleando

La medicina de la que estamos hablando aquí no está aprobada por la Asociación Médica Americana ni por ninguna otra asociación. Estamos hablando de curación espiritual y magia, o sea el poder de cambiar las circunstancias que las asociaciones médicas y las oficinas gubernamentales no pueden, o no quieren, tocar.

Estamos hablando de las curanderas, las parteras y los brujos que sirven al pueblo.

Sí, de esa medicina hablamos.

Durante la conquista de México, la batalla se desató ferozmente: la vida, la muerte, las creencias religiosas, la medicina, todo estaba en juego. Cosas preciosas destruidas, otras robadas, mientras la sangre fluía.

Como se pueden imaginar, nuestros líderes y ancianos tuvieron que tomar algunas decisiones. Grupos de los militares, de las comunidades locales y de la gente espiritual de la época se reunieron para buscar consejo. La mayoría vio el resultado inevitable de la guerra y considerando cuánta medicina trajeron los conquistadores, nuestros ancianos sintieron que necesitábamos aprender algo sobre este poder europeo, para el futuro de nuestro pueblo.

En pocas palabras, nuestros curanderos secuestraron al mago europeo que ayudó a Cortez a quemar sus barcos y conquistar a México, un hombre llamado Botello.  En los relatos españoles el hombre desapareció, pero en verdad Botello estaba tan fascinado por nuestra medicina como nosotros con su medicina. 

Botello se convirtió en uno de nosotros y la medicina indígena comenzó la larga danza de defensa contra esa medicina europea, mientras habiendo que cooperar con la medicina para sobrevivir. La combinación de lo mejor de nosotros con lo mejor de ellos dio como resultado una mezcla de medicinas.  Dado que los templos y nuestro control del medio ambiente habían desaparecido, esta mezcla entró en los altares hogareños, con incontables formas y funciones.

Estos altares de fe mixta florecieron por todos rumbos y se extendieron independientemente de las fronteras y los gobiernos, para repetir, en los hogares del Pueblo. Dondequiera que ocurriera la mezcla de los pueblos, estos altares surgieron y continúan hasta el día de hoy. Los métodos de curación indígenas y europeos, incluyendo la hechicería y la alta comprensión espiritual, junto con el talento para usarlos, se fusionaron en un fenómeno cultural, a través de las fronteras.

El resultado es la mezcla de la medicina europea / católica con las formas y la medicina indígenas, que se encuentran en los altares hogareños por todo el mundo, donde no es raro ver a un santo católico junto a la cabeza de una serpiente empapada en agua de sal. 

De aquella gran mezcla vino este altar, una mota en el número infinito de altares que han nacido de aquella época legendaria.

HACER ARTE