El Primer Acto De Poder o

La Repetición Es El Poder

Antes de comprometernos a seguir el camino del conocimiento, habíamos tenido varias enseñanzas, lecciones y eventos de validación de los que extraer los detalles de nuestro camino, pero realmente no sabíamos por dónde empezar. Teníamos tres maestros de sanación y hechicería dispuestos a iniciarnos en ese momento, pero necesitaban saber que yo estaba comprometido.

Cuando hice ese compromiso, los tres maestros comenzaron a contarme sobre mi primer acto de poder. Cada maestro tenía diferentes sugerencias, por supuesto, y yo fui tras mis necesidades, pero la idea común de los tres era que el primer acto tenía que incluir una declaración.  Lo que estos maestros describieron sonaba como un lema, luego parecía canto, luego, por un tiempo, fue una cuerda mágica. Incluso lo llamaron un vehículo. No tenía idea de lo que querían de mi.

Después de muchas pruebas y errores, finalmente encontré un versículo que honra a los antepasados y los cuatro rumbos, declarando en tres idiomas mis intenciones de caminar por el camino del conocimiento. Cada línea podía ser recitada en voz alta, lo que tomaba total unos 30 segundos, pero cada línea también podía convertirse en una actividad separada, alrededor del tema de esa línea.  Por ejemplo, si me detenía en la línea sobre los Cuatro Rumbos, podría expandir el tiempo y la sensación, especificando cada dirección y lo que quería de ella. Podía saludar a los Cuatro Rumbos, bailarlos, cantarlos, lo que fuera. Después de un tiempo encontré símbolos y movimientos que iban con los temas de cada línea.

Llegué a disfrutarlo, todas las formas en que entregué esa declaración, y me tomó unos seis meses comenzar a ver los resultados que explicaré a continuación. Lo hice todos los días, durante unos siete años, para hacer permanente el poder de sus palabras. 

Algunos días lo hice de mal humor, molesto por tener que hacerlo. Tomó tal vez un minuto realizarlo en esos días. De hecho, me tomó más tiempo preguntarme yo mismo: “¿En qué me metí? ¿Por qué yo?”

Luego, en otros días, dije: “¿Cómo consigo más de esto? Debo hacerlo más a menudo”, días en los que había recibido una visión, o que me encontraba verdaderamente en paz en medio del caos que era la lucha del momento.

Realizar mi primer acto de poder, consistentemente, me otorgó protección. Todavía no sé exactamente cómo salí de ciertos problemas que creé para mí, espiritualmente, psíquicamente, físicamente incluso, pero fui protegido más de una vez de varias maneras. Aprendimos mucho, como se pueden imaginar, sobre las artes de la protección.

Realizar mi primer acto de poder de manera consistente, me proporcionó orientación. Al principio no sabía dónde podía unirme a un temazcal (casa de sudor) establecido; como no es algo que simplemente salgas y compres, requiere antepasados, ancianos y líderes. Me tomó seis meses, pero de repente, durante un momento intenso de la vida, la cabaña de sudor perfecta, temazcal, vino a mí.

Este descubrimiento, y otros similares, sucedieron con muchos temas de aprendizaje. La declaración me trajo los maestros que necesitaba cuando los necesitaba. La declaración fue como un imán para los cristales, las plumas, hierbas, etc., cuando y como los necesitaba, también.

Realizar mi primer acto de poder constantemente me proporcionó valor. Comencé diciendo que proporcionaba confianza, pero la confianza es voluble, puede estar por encima o por debajo la confianza. El valor, por otro lado, siempre es suficiente. La repetición es el poder. Valor.

HACER ARTE